CONVERSACIONES TELEFÓNICAS

A.R. Yngve

Suecia

3 DE MAYO

—¡Hola Sally! Yo estoy bien. ¿Cómo están los niños? Genial. Sí, lo sé, lo he visto en las noticias. Ed tampoco podía creerlo. ¡Toda una familia clonada, mudándose a nuestra calle! No es que tenga prejuicios ni nada, pero hay un cierto tipo de personas que pueden vivir en Green Awnings. ¿Quién sabe qué clase de enfermedades podrían propagar? Y sus hijos morirán jóvenes, seguro. Les ha pasado ya a todas esas ovejas y vacas.

—¿En serio? ¿Todos de la misma madre? Es enfermizo, te lo digo yo. Los niños necesitan dos progenitores. ¿Qué hará la madre cuando crezcan? ¿Cambiarse de sexo para que tengan un padre? ¿Lo haría? ¡Vamos, me estás tomando el pelo! Bueno, nunca se sabe lo que se les ocurrirá después.

—No, nos quedamos. ¡Nadie podrá decir que mi familia se acobardó cuando los clones llegaron al vecindario! Ya te contaré cuando sepa más. Espera, tengo esta webcam libre... la pondré en la ventana, así podrás ver la entrada a su garaje, está justo al otro lado de la calle. ¡Clarence! ¡Entra, la comida está lista! No te preocupes por nosotros, Sally. ¡Adiós!


4 DE MAYO

—¡Hola Sally! ¿Has visto la webcam? ¿O lo has visto desde el aire en las noticias? Siguen revoloteando por el cielo, varias horas por día. ¿Las has visto trayendo sus cosas? El vecindario entero vino a mirar. Mi Ed pone buena cara, pero yo sé que está de acuerdo conmigo. El caso es que salió y fue a saludar a la madre —creo que se llama Valerie Kin— y sus hijas salieron. ¡Era siniestro! Todas parecen la misma mujer, pero con edades diferentes.

—Valerie debe tener, no sé... ¿cuarenta? Su hija mayor no puede tener más de doce, trece como mucho, y la pequeña, yo diría que unos seis. Las dos eran vivos retratos de su madre, el mismo pelo, los mismos ojos, la misma nariz... No, no llevaban la misma ropa. ¿De verdad? Ya me parecía a mí que tenía pinta de ser italiana. La pequeña irá a la guardería de la comunidad.

—Bueno, ¿y qué harías? No podemos deshacernos de la cría antes de que ocurra algo. La pobre señora Lucrecia está hecha un manojo de nervios. Va a mandar a su hijo pequeño a la misma guardería mañana... pero dice que no lo volverá a llevar si pasa algo. Cruzo los dedos. Claro. Gracias. Adiós.


6 DE MAYO

—Hola Sally... no, estamos bien. ¡Sabía que iba a pasar! Esa mujer... Valerie Kin, su clon más joven se enfermó el primer día de guardería... todos los padres fueron a sacar a sus hijos de allí esa misma tarde. Ed dice que hará que nuestro abogado ayude a la señora Lucrecia a denunciar a la señora Kin por poner en peligro la salud de su hijo.

—¡Y esa descarada dice ahora que fue la guardería la que enfermó a su clon! Y yo te pregunto, ¿es culpa nuestra que los clones nazcan con todo tipo de deficiencias? ¿Por qué no concibe del modo normal? No, no creo que esté viviendo con otra mujer. Me habría dado cuenta, puedo ver a cualquiera que entre o salga de su casa.

—¡Espera! Creo que veo... no, es sólo un repartidor de pizzas.

—Como te iba diciendo... ¿Dónde va a dejar ahora a su hijo la señora Lucrecia cuando vaya a trabajar? Pues he hablado con ella, y voy a cuidar a su hijo hasta que encuentre una buena niñera. Los vecinos de Green Awnings se ayudan unos a otros.

—Aquí viene el coche de Ed... me aseguraré que vaya a la reunión de vigilancia vecinal esta noche, y que le diga al comité que esa mujer tiene que irse. Estoy segura. Gracias por los ánimos, Sally. Gracias. Adiós


11 DE MAYO

—¡Hola Sally! Menuda semanita, no sé por dónde empezar. ¿Se ha vuelto loco todo el mundo? No, el comité de vivienda no la echó. La mujer llegó a la reunión con un médico detrás, alguien que había contratado para convencernos de que los clones no suponen un peligro para la salud pública.

—Gene Lyman, que vive al final de la calle, es un cirujano de renombre y habló por nosotros. El doctor de Kin venía de Europa, aunque no es el que las había clonado. Le di a Ed una pequeña cámara de bolsillo para que pudiera grabar la reunión.

—Te mandaré el vídeo por e-mail... ya está. Ahora, mira la corbata que lleva el doctor. Horrible. ¿Entiendes lo que dice? ¿De verdad? Pensaba que cuando dice "que los resultados fueron negativos" lo decía en el sentido negativo. ¿Entonces no se lo está inventando? Bueno, tú eres la lista de las dos.

—Yo estoy de parte del doctor Lyman: cualquier niño clonado que se contagie gérmenes de otros niños tan fácilmente, será un portador de gérmenes también. Me alegro que mi Clarence haya pasado ya la edad de la guardería.

—No, el comité no quería mala publicidad. Ya es bastante malo que haya helicópteros de las noticias revoloteando y periodistas saltándose la seguridad. Nadie quiere dejarse llevar por los prejuicios. Ella se queda aquí por ahora, pero creo que se cansará y se mudará pronto. El caso es que nadie de aquí le habla, no voy a dejar que Clarence se acerque a esos clones. Todos los demás niños tienen miedo de ellos... sería cruel para los clones dejarlos vivir en esa clase de aislamiento.

—Sally, no entiendo a esta mujer. ¿Por qué lo haría? ¿Por qué volvería a América? ¿Es algo político? No sé... a lo mejor piensa que los clones son ella misma, de alguna forma retorcida, ¿sabes lo que te quiero decir? Sí, a lo mejor lo fue, y nunca lo superó...

—Tú me conoces Sally. Soy una persona corriente. Quiero a mi Ed, él me quiere a mí, y queríamos un hijo. Clarence es todo lo que podíamos pedir. Así es como se supone que deben ser las cosas. Tienes que renunciar a un poquito de ti misma para crear una persona nueva. Pero clonar es tan... egoísta. Es como si no quisieses que fuera un individuo, sino una fotocopiade ti mismo. No está bien, y esos clones van a sufrirlo. Oh, Sally, es horrible...

—¡Clarence! ¡Te he dicho que no uses la pistola de agua dentro de casa! Te tengo que dejar, Sally, está un poco rebelde hoy. Sí, a ver si quedamos pronto. Podríamos ir en familia a Sea World. ¡Adiós!


1 DE JUNIO

—Hola Sally... espera, voy a coger la cámara de la ventana para que puedas verme. ¿No me queda genial este vestido? ¡Lo compré hoy en la tienda del vecindario! Me tomaron las medidas por la webcam, y el vestido estaba listo a mi medida cuando fui a recogerlo. Podrías pedirte uno también.

—No te creerás quién ha diseñado el vestido. ¡Valerie Kin! Y su hija mayor la está ayudando, o eso he oído. Busqué en la Web y tienen una página desde donde venden sus diseños y patrones... aquí pone "Copyright Valerie y Prima Kin". "Prima", es italiano, esa es la mayor. "Secunda" es la pequeña.

—Estoy pensando en invitar a Valerie... ¡no, no frente a todo el vecindario! Sally, ¿podrías dejarme tu casa de verano para el fin de semana? Ed y yo nos podríamos llevar a Valerie y sus hijas, para conocerlas mejor.

—Vale, si ya habías planeado estar allí no me voy a interponer. No, no estoy enfadada contigo. ¿Qué quieres decir? Bueno, han estado recluidas unas cuantas semanas. Siento curiosidad por ver lo que hacen, cómo viven. A lo mejor... oh, no debería estar especulando... a lo mejor usa a las clones como sus esclavas personales para hacer ropa.

—¡Dios, ojalá no hubiera dicho eso! ¡Ahora me siento culpable por llevar este vestido! ¿Te imaginas lo que debe estar pasando, sin ningún hombre en casa durante semanas, sin nadie que la visite excepto el repartidor de pizzas?

—El hijo de la señora Lucrecia aún está conmigo, él y Clarence se hicieron grandes amigos. Le echaré de menos cuando la nueva niñera me sustituya. Ed está llegando a casa. ¡Adiós, Sally!


3 DE JUNIO

—Hola. Bien. Sally, no debería decirte esto, pero... la señora Lucrecia estaba llorando hoy. Me dijo, en confianza, algo que me ha puesto la piel de gallina... sobre Prima, la clon mayor de Valerie. La hija de Lucrecia dice que vio a Prima vomitando en el cuarto de baño del colegio, cuando pensaba que nadie la veía. Y la niña está empezando a hincharse.

—¿Te acuerdas de las fotos de esas ratas clonadas? ¿O eran cobayas? Contrajeron una deficiencia cuando fueron clonadas, y se hincharon y acabaron increíblemente gordas. A lo mejor eso es lo que les está pasando a las hijas de Valerie. Esa pobre pequeña, Secunda... no quiero ni pensarlo.

—¿De verdad? ¿Preguntó por nosotros? ¡Menuda rata! Sabía que podía confiar en ti, Sally. Ese periodista rastrero no tiene respeto por la intimidad de la gente. Ya no pueden entrar en Green Awnings, así que buscan amigos que vivan fuera... enfermizo, te lo digo yo. Ed dice que el valor de nuestra propiedad ha bajado un cinco por ciento desde que las Kins se mudaron. ¡No! Tenemos familias negras, asiáticas y latinas en Green Awnings... todos son gente respetable con un alto nivel de ingresos. Y ellos te dirán lo mismo. Sigo pensando que no se quedará ni un año. Ya verás.

—Sí, ya lo había pensado también, esos vestidos no dan para pagar la casa, es sólo un hobby. He estado buscando en la Web y he desenterrado unos cuantos hechos interesantes sobre su pasado... aquí. Te envío las páginas...

—Así que ya ves, Valerie Kin debe ser una heredera. Tan sólo tuvo suerte. A lo mejor la idea no fue suya. A lo mejor su último marido la indujo a clonarse a sí misma... ¿eso es romántico, o retorcido? ¡No lo sé! Espera, aquí está Ed, deja que hable de ello con tu marido. ¡Lo pasaremos genial este fin de semana! Te llevaré tu vestido nuevo, ¡te sentirás diez años más joven! Sólo te tomo el pelo, Sally. Adiós, ¡nos vemos el viernes!


14 DE JUNIO


Ilustración: A.R. Yngve

—Hola. Oh, Sally, no sé qué decir. El vecindario entero lo sabe. Prima, la mayor, se está poniendo peor. El hijo de la señora Lucrecia ha tomado hoy esta foto con su cámara... mira. No te puedes imaginar lo delgada que estaba hace sólo dos meses. Gene Lyman dice que es un conocido efecto de la clonación, le pasa al ganado. No se morirá, no inmediatamente al menos, pero está claro que eso no es bueno para el corazón a largo plazo.

—¿Sabes lo que he hecho? Me he encontrado a Valerie en la tienda hoy, y... y he hablado con ella. Lleva gafas negras, y creo que ha perdido peso últimamente. Dice que la pequeña Secunda está deprimida y que quiere volver a Europa. Yo no sabía qué decir, pero le dije que, pase lo que pase, lo primero que debe tener en cuenta es a las niñas.

—Incluso me las apañé para preguntarle si está viendo a alguien. Oh, sólo rumores... ha sido vista con el señor Norton, el viudo, varias veces esta semana... pero me ha dicho que son sólo amigos. ¿Has oído hablar de Gary Norton, verdad? Qué accidente tan terrible. Creo que se ha dado a la bebida. ¿Tú crees que debería? Bueno, no sé qué pensará Ed... Pero iré a visitar a Gary y le preguntaré sobre Valerie. Estoy recaudando fondos para la comunidad, y él está en mi lista.

—Claro, claro. ¡Adiós, Sally!


—¿Sally? Ese Gary Norton es un monstruo. Fui a su casa. Hizo una donación para el fondo comunitario, ¿vale? Entonces se puso a llamarme un montón de cosas horribles cuando le pregunté si se estaba viendo con esa mujer. Llamó "robot" y "monstruo mecánico" a mi Clarence. Estoy llorando, ¿tú no lo estarías? Vale, pero... vale. Entiendo que está amargado por haber perdido a sus hijos en ese accidente, pero eso no le da derecho a...

—¡No tengo ninguna clase de prejuicios, Sally! Me conoces bien. ¿De qué estás hablando? ¡No tienes derecho a juzgarme! Clarence es mío, en mi niño y lo amo. Y me estoy ocupando de él, no importa lo que diga la gente. Sally... Sally... No puedo hablar más ahora, estoy cansada. Llámame después, ¿vale?


—Lo siento, no quería ser tan... no, no lo estoy. Sólo he tenido unos cuantos. Dime que me quiere, Sally. Me quiere, ¿verdad? Nunca se irá. Clarence. Que Clarence es como una parte de mí. Quiero decir, de una forma distinta a esa puta y sus monstruitos clónicos. ¡Clarence puede dejarme cuando quiera! Pero no lo hará.

—Somos como madre e hij... ¿dónde está ese maldito crío? Él te lo dirá. Haré que te lo diga a la cara, Sally, lo haré. Aquí, Clarence. Ven aquí. Toma el teléfono. Eso es. Ahora dile a Sally, ¿a quién amas por encima de todo? ¿Quién es tu madre? ¿Qué quieres decir con que no entiendes lo que te estoy diciendo? ¡Ven aquí, pequeño...!


16 DE JUNIO

BOLETÍN DE LA COMUNIDAD GREEN AWNINGS: NIÑO ROBOT ACCIDENTADO

Un niño robot del popular modelo Bobby Socks MK 6, propiedad de Norma Hemmin, de 37 años, fue encontrado despedazado fuera de su casa la mañana de ayer. La señora Hemmin no ha hecho comentarios al respecto, y no ha dado ninguna pista sobre quién puso ser el responsable. El robot se había convertido en un objeto bastante popular en su bloque, y era conocido con el sobrenombre de "Clarence".


BOLETÍN DE LA COMUNIDAD GREEN AWNINGS: LA FAMILIA KIN SE MUDA FUERA DE GREEN AWNINGS.

Valerie Kin, de 35 años, madre de las niñas clonadas Prima y Secunda Kin, ha anunciado que se mudará inmediatamente fuera del vecindario. "Quiero dar las gracias a los vecinos de Green Awnings por mi estancia aquí", le dijo a nuestro editor. No ha expresado ningún motivo para su marcha.


20 DE JUNIO

BOLETÍN DE LA COMUNIDAD GREEN AWNINGS: EL VECINDARIO DA LA BIENVENIDA A UN NIÑO NUEVO A LA URBANIZACIÓN.

Norma Hemmin, de 37 años, quiere que todo el mundo de Green Awnings dé la bienvenida a su nuevo niño robot, un Bobby Socks MK-X-7 con Inteligencia Artificial mejorada. Este modelo es un hábil robot de vigilancia con lo último en micrófonos láser y biosensores, y ayudará a mantener la seguridad del vecindario.



Telephone Conversations (c) A.R.Yngve 2006.
Traducción al español: Víctor Ortuño Domínguez, 2007


A.R.Yngve nació en Suecia. Su niñez estuvo dominada por una institución: las bibliotecas públicas, que eran para él lo que la iglesia es para los creyentes. Leyó vorazmente, sobre todo ciencia ficción y divulgación científica. Entre sus influencias admite a Frank Miller, Alan Moore, Christopher Priest, Philip K. Dick, Frederik Pohl & Cyril M. Kornbluth, Alfred Bester, James Tiptree Jr. y Fredric Brown. Su otra gran influencia fue cinematográfica, sobre todo el Stanley Kubrick de 2001 y Dr. Strangelove. Desde 1993 ha intentado escribir novelas y verlas publicadas. En 2004, la editorial Wela Fantasy descubrió su novela Terra Hexa en su website y la contrató para publicarla en papel. Es un buen motivo para ver el futuro con optimismo y hace que el propósito de Yngve de convertirse en uno de los escritores más influyentes del siglo XXI no sea un disparate.


Axxón 170 - enero de 2007
Cuento de autor europeo (Cuentos: Fantástico: Ciencia Ficción: Clones: Humor: Sueco: Suecia).

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116
117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146
147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176
177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202 203 204 205 206
207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236
237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261

Nedstat Basic